Oración de la Vigilia

Compartir En


Lectura de la Palabra de Dios

Aleluya, aleluya, aleluya.

Quien vive y cree en mí
no morirá jamas.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Ezequiel 43,1-7

Me condujo luego hacia el pórtico, el pórtico que miraba a oriente, y he aquí que la gloria del Dios de Israel llegaba de la parte de oriente, con un ruido como el ruido de muchas aguas, y la tierra resplandecía de su gloria. Esta visión era como la que yo había visto cuando vine para la destrucción de la ciudad, y también como lo que había visto junto al río Kebar. Entonces caí rostro en tierra. La gloria de Yahveh entró en la Casa por el pórtico que mira a oriente. El espíritu me levantó y me introdujo en el atrio interior, y he aquí que la gloria de Yahveh llenaba la Casa. Y oí que alguien me hablaba desde la Casa, mientras el hombre permanecía en pie junto a mí. Me dijo: Hijo de hombre, este es el lugar de mi trono, el lugar donde se posa la planta de mis pies. Aquí habitaré en medio de los hijos de Israel para siempre; y la casa de Israel, así como sus reyes, no contaminarán más mi santo nombre con sus prostituciones y con los cadáveres de sus reyes,

 

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si tú crees, verás la gloria de Dios,
dice el Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El libro de Ezequiel había empezado con la gran visión de la gloria de Dios que se manifestaba a los hombres en todo su esplendor. El evangelista Juan ya lo escribe al inicio de su Evangelio: "Y la Palabra se hizo carne y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Unigénito, lleno de gracia y de verdad" (Jn 1,14). La gloria, ya al inicio del libro de Ezequiel, expresaba el esplendor, la belleza de Dios, la misma que contemplaron los discípulos en Jesús en el Tabor. El profeta anuncia el retorno de aquella gloria: "La gloria del Señor entró en el templo por el pórtico que mira a oriente". El Señor vuelve a entrar con su gloria al templo reconstruido y purificado (capítulos 40-42). Vuelve a estar en medio de su pueblo Y todos pueden gozar la alegría de su presencia. Para Israel el templo era el lugar donde Dios había puesto su morada y donde su pueblo podía encontrarle en la oración y en los sacrificios. Según una hermosa tradición de los primeros cristianos de Jerusalén, María es la "puerta que mira a oriente" del templo, porque con su "sí" permite que Dios llene el mundo con su gloria. El evangelista Juan, en su prólogo, dice que el Señor Jesús, la Palabra de Dios vivo, vino a habitar entre nosotros. Quedémonos en presencia de Dios, frente a la belleza de su gloria. Él nos abre los ojos y el corazón para que gocemos de su gracia y caminemos con él.