change language
usted está en: home - ecumenis...diálogo - encuentr...r la paz - cracovia 2009 cómo contactarnosnewsletterlink

Ayuda a la Comunidad

  

Mensaje de los jóvenes de Berlín a Europa: No more walls, no más muros

Manifestación organizada por los Jóvenes de Sant'Egidio en el barrio multiétnico de Neukölln por una sociedad de la convivencia

Un nuevo impulso de las Comunidades de Malaui para una cultura de la ternura con los pobres

Encuentro con Marco Impagliazzo en vistas del 50 aniversario de Sant'Egidio

Hoy han sido recibidos en Fiumicino 52 refugiados sirios más con los corredores humanitarios: "A partir de hoy sois nuevos italianos"

Entre ellos había muchos niños. Marco Impagliazzo: "Abrir resquicios en el inmovilismo de Europa"

República Centroafricana: se firma en Sant'Egidio un acuerdo de alto el fuego y una hoja de ruta hacia la paz

Morir de esperanza: oración en recuerdo de quien ha perdido la vida en los viajes hacia Europa

En ocasión del Día Mundial del Refugiado, Sant'Egidio celebra oraciones en Italia y en el resto de Europa para recordar a los emigrantes que pierden su vida en los viajes de la esperanza. LOS ACTOS
22/07/2017
Vigilia del domingo

La oración cada día


 
versión para imprimir
8 Septiembre 2009 18:45 | Plaza del Mercado

Intervención



Marguerite Barankitse


Testimonio del genocidio, Burundi

Hemos rezado juntos en distintos lugares de esta ciudad de Cracovia, tan querido por Juan Pablo II, en el Espíritu de Asís que él nos dejó en herencia. Caminando por las calles de esta ciudad lo hemos sentido: él está a nuestro lado y camina todavía con nosotros. Esta mañana hemos recorrido una vía dolorosa: las vías del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau que llevaban hacia la muerte. Después de este peregrinaje me preguntaba: ¿qué llevaré conmigo cuando vuelva a mi país? Tengo que hacer el camino en sentido contrario. El Espíritu de Asís vive con nosotros, ya forma parte de nuestra vida: el Espíritu de Asís es un espíritu de diálogo, de convivencia, de compasión, de respeto de la vida, que nos hace estar unidos aunque seamos distintos y eso es lo que forma nuestra armonía.
Yo vengo de un país, Burundi, en el corazón de África, donde ese espíritu es muy necesario. Nosotros hemos conocido la fuerza del mal, del odio étnico y racial, de la guerra que es un camino sin retorno. Gracias a la Comunidad de Sant’Egidio, puede decirlo, hemos podido superar lo que nos dividía. El camino todavía es largo, pero nosotros ahora conocemos en qué dirección tenemos que movernos: no hacia la muerte, la vía sin retorno, que engulló a millones de hombres y mujeres en las cámaras de gas, sino por el camino de la vida, cuya fuente es el amor de Dios.
La Comunidad de Sant’Egidio ha recorrido este camino hacia África, un continente devastado por las guerras, las enfermedades, la pobr3eza, donde los africanos viven a menudo en la desesperación. Nos ha traído el Espíritu de Asís, un viento de paz que nos permite respirar con todos los pulmones. Nos ha demostrado que es posible vivir el Espíritu de Asís en todas partes y en cualquier situación. Aquí hemos experimentado la fuerza de la oración que nos abre al futuro. La oración nos ilumina en la noche más oscura y en estos días nuestra oración ha hecho brillar una luz para el mundo entero. Ahora nos toca a cada uno de nosotros volver a casa con esta luz y continuar viviendo el Espíritu de Asís.

 


Cracovia 2009

El saludo del papa Benedicto XVI en el Ángelus


{PROGRAMMA_BOX_PP}

Programa

Italiano - English - Polski


22/07/2017
Vigilia del domingo

La oración cada día