Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - pascua 2011 - cena del señor 2011 cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

Cena del Señor 2011


 
versión para imprimir

Primera Lectura

Éxodo 12,1-8.11-14

Dijo Yahveh a Moisés y Aarón en el país de Egipto: Este mes será para vosotros el comienzo de los meses; será el primero de los meses del año. Hablad a toda la comunidad de Israel y decid: El día diez de este mes tomará cada uno para sí una res de ganado menor por familia, una res de ganado menor por casa. Y si la familia fuese demasiado reducida para una res de ganado menor, traerá al vecino más cercano a su casa, según el número de personas y conforme a lo que cada cual pueda comer. El animal será sin defecto, macho, de un año. Lo escogeréis entre los corderos o los cabritos. Lo guardaréis hasta el día catorce de este mes; y toda la asamblea de la comunidad de los israelitas lo inmolará entre dos luces. Luego tomarán la sangre y untarán las dos jambas y el dintel de las casas donde lo coman. En aquella misma noche comerán la carne. La comerán asada al fuego, con ázimos y con hierbas amargas. Así lo habéis de comer: ceñidas vuestras cinturas, calzados vuestros pies, y el bastón en vuestra mano; y lo comeréis de prisa. Es Pascua de Yahveh. Yo pasaré esta noche por la tierra de Egipto y heriré a todos los primogénitos del país de Egipto, desde los hombres hasta los ganados, y me tomaré justicia de todos los dioses de Egipto. Yo, Yahveh. La sangre será vuestra señal en las casas donde moráis. Cuando yo vea la sangre pasaré de largo ante vosotros, y no habrá entre vosotros plaga exterminadora cuando yo hiera el país de Egipto. Este será un día memorable para vosotros, y lo celebraréis como fiesta en honor de Yahveh de generación en generación. Decretaréis que sea fiesta para siempre".

Salmo responsorial

 

 

Salmo 115 (116b)

Te ofreceré sacrificos de acción de gracias

¡Tengo fe aún cuando digo:
"soy un desdichado!",

yo que dije consternado:
"los hombres son mentirosos".

¿Cómo pagar al Señor
todo el bien que me ha hecho?

Alzaré la copa de salvación
e invocaré el nombre del Señor.

Cumpliré mis votos al Señor
en presencia de todo el pueblo.

A los ojos del Señor es preciosa
la muerte de los que lo aman.

¡Ah, Señor, yo soy tu siervo,
tu siervo, hijo de tu esclava,

tú has soltado mis cadena!
Te ofreceré sacrificio de acción de gracias e invocaré el nombre del Señor.

Cumpliré mis votos al Señor
en presencia de todo el pueblo,

en los atrios de la Casa del Señor,
en medio de ti, Jerusalén.

 


 

Segunda Lectura

Primera Corintios 11,23-26

Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío.» Asimismo también la copa después de cenar diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo en recuerdo mío.» Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga.

Lectura del Evangelio

Juan 13,1-15 Juan 13,1-15

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Durante la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle, sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía, se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego echa agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido. Llega a Simón Pedro; éste le dice: «Señor, ¿tú lavarme a mí los pies?» Jesús le respondió: «Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora: lo comprenderás más tarde.» Le dice Pedro: «No me lavarás los pies jamás.» Jesús le respondió: «Si no te lavo, no tienes parte conmigo.» Le dice Simón Pedro: «Señor, no sólo los pies, sino hasta las manos y la cabeza.» Jesús le dice: «El que se ha bañado, no necesita lavarse; está del todo limpio. Y vosotros estáis limpios, aunque no todos.» Sabía quién le iba a entregar, y por eso dijo: «No estáis limpios todos.» Después que les lavó los pies, tomó sus vestidos, volvió a la mesa, y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros.

Homilía

 

"Con ansia he deseado comer esta Pascua con vosotros" (Lc 22, 15), dice Jesús a sus discípulos al comienzo de su última cena antes de morir. En verdad, para Jesús es un deseo de siempre, y también aquella tarde quiere estar con los suyos, los de ayer y los de hoy, incluidos nosotros. Es su último día de vida, su última tarde, la última vez que está con sus discípulos: los había elegido para sí, había cuidado de ellos, los había amado, los había protegido. Jesús tiene apenas treinta y tres años, está en la plenitud de la vida. Y sin embargo en menos de veinticuatro horas yacerá en el sepulcro. Esta tarde el Señor desea ardientemente estar con nosotros. ¿Y nosotros? ¿Deseamos estar junto a él, aunque sea solo un poco? ¿Sabemos ofrecerle ese poco de compañía y de afecto del cual es todavía capaz nuestro corazón? Si miramos cara a cara la realidad, hay que decir que ha sido siempre él quien ha hecho todo por estar junto a nosotros, por vincularnos al Evangelio. Esta tarde, la última de su vida, en un supremo impulso de amor, Jesús sigue uniéndose definitivamente a sus discípulos.
Hemos escuchado en las sagradas Escrituras que se sentó a la mesa con los Doce, tomó el pan y se lo repartió diciendo: "Este es mi cuerpo que se entrega por vosotros". Lo mismo hizo con el vino: "Esta es mi sangre derramada por vosotros". Son las mismas palabras que repetiremos dentro de poco sobre el altar, y será el mismo Señor quien nos invite a cada uno de nosotros a alimentarse con el pan y el vino consagrados. Podríamos decir que Jesús ha "inventado" lo imposible (por lo demás, ¿acaso el amor verdadero no sabe crear cosas imposibles?) para quedarse con nosotros, para continuar cerca de los discípulos de todo tiempo. No solo cerca sino incluso dentro de los discípulos: se convierte en alimento para nosotros, hombres y mujeres peregrinos por los caminos de este mundo. Ese pan y ese vino son medicina y sostén para nuestra pobre vida: curan las enfermedades, nos liberan del pecado, nos alivian de la angustia y de la tristeza. Y no solo eso, nos hacen más semejantes a Jesús, nos ayudan a vivir como él vivía, a desear las cosas que él deseaba. Ese pan y ese vino hacen surgir en nosotros sentimientos de bondad, de servicio, de afecto, de ternura, de amor, de perdón. Precisamente los mismos sentimientos de Jesús.
La escena evangélica del lavatorio de los pies que esta tarde se nos ha anunciado, muestra qué significa para Jesús ser pan repartido y vino derramado por nosotros y por todos. Avanzada la cena Jesús se levanta de la mesa, se despoja de las vestiduras y se ciñe la cintura con una toalla; después toma un lebrillo lleno de agua, se dirige hacia uno de los Doce, se arrodilla ante él y le lava los pies. Lo mismo hace con cada discípulo, incluso con Judas, que está a punto de traicionarle. Jesús lo sabe bien, pero se arrodilla igualmente y le lava los pies. Pedro es quizá el último. Apenas ve llegar a Jesús junto a él reacciona: "Señor, ¿tú lavarme a mí los pies?". ¡Pobre Pedro, aún no ha entendido nada! No ha comprendido que a Jesús no le interesa la dignidad que el mundo desea y busca de forma compulsiva. Jesús una vez más se lo explica: "¿Quién es mayor, el que está a la mesa o el que sirve? ¿No es el que está a la mesa? Pues yo estoy en medio de vosotros como el que sirve" (Lc 22, 27). Jesús ama a sus discípulos y a cada uno de nosotros con un amor ilimitado, en el sentido literal del término: verdaderamente sin fin. La dignidad para él no está en quedarse de pie, erguido delante de los suyos, su dignidad está en amar a sus discípulos hasta el fin, en arrodillarse a sus pies. Es su última gran lección en vida: "¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros?" -dice al final del lavatorio-. "Vosotros me llamáis `el Maestro' y `el Señor', y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros" (Jn 13, 12-15).
El mundo educa a quedarse de pie y exhorta a todos a permanecer así. Y si falta espacio, justifica los empujones que echan fuera a quien nos obstaculiza o a quien constituye un impedimento. El Evangelio del Jueves Santo exhorta a los discípulos a inclinarse y lavarse los pies los unos a los otros. Es un mandamiento nuevo. No lo encontramos entre los hombres, no nace de nuestras tradiciones, todas ellas sólidamente contrarias a ello. Tal mandamiento viene de Dios, es un gran don que recibimos esta tarde. Jesús es el primero que lo pone en práctica. ¡Dichosos nosotros si lo comprendemos! En la Santa Liturgia de esta tarde el lavatorio de los pies es solo un signo, una indicación del camino a seguir: lavarnos los pies los unos a los otros, empezando por los más débiles, los enfermos, los ancianos, los más pobres, los más indefensos. El Jueves Santo nos enseña cómo vivir y por dónde comenzar a vivir: la vida verdadera no es estar de pie, erguidos, firmes en nuestro orgullo; la vida según el Evangelio es inclinarse hacia los hermanos y las hermanas, comenzando por los más débiles. Es un camino que viene del cielo, y sin embargo es el camino más humano que podemos desear. Todos, de hecho, necesitamos amistad, afecto, comprensión, acogida, ayuda. Todos necesitamos a alguien que se incline hacia nosotros, como nosotros necesitamos inclinarnos hacia los hermanos y las hermanas. El Jueves Santo es verdaderamente un día humano: el día del amor de Jesús, que baja hasta los pies de sus amigos. Y todos son sus amigos, incluso quien lo va a traicionar. Por parte de Jesús ninguno es enemigo. Lavar los pies no es un gesto, es un modo de vivir.
Acabada la cena Jesús se encamina hacia el Huerto de los Olivos. A partir de este momento no solo se arrodilla a los pies de los discípulos, sino que desciende más aún si es posible para demostrar su amor. En el Huerto de los Olivos se arrodilla de nuevo, es más, se postra en tierra y suda sangre por el dolor y la angustia. Dejémonos arrastrar al menos un poco por este hombre que nos ama con un amor nunca visto en la tierra. Y mientras nos detenemos delante del sepulcro manifestémosle nuestro afecto y nuestra amistad. ¡Qué amargas son las palabras que dijo a los tres que estaban con él en el huerto: "¿Conque no habéis podido velar una hora conmigo?" (Mt 26, 40). Hoy es el Señor, más que nosotros, quien tiene necesidad de compañía y de afecto. Escuchemos su súplica: "Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad conmigo" (Mt 26, 38). Inclinémonos sobre él y no le hagamos echar de menos el consuelo de nuestra cercanía. Señor, en esta hora no te daremos el beso de Judas, sino que como pobres pecadores nos inclinamos a tus pies, e imitando a la Magdalena, continuamos besándolos con afecto.



Vuelve a:


NOTICIAS RELACIONADAS
26 Noviembre 2016

En Adviento empezamos a publicar la Palabra de Dios cada día en inglés, francés, alemán, español y portugués en Facebook


Un servicio a la oración común que se suma a la aplicación para la oración ya disponible en italiano, también en versión móvil.
IT | EN | ES | DE | PT
19 Noviembre 2016

El patriarca de la Iglesia asiria Mar Gewargis III visita Sant'Egidio: "Esta fraternidad nos da esperanza"

IT | ES | DE | PT | CA | HU
15 Septiembre 2016

El breviario del sacerdote Jacques Hamel en San Bartolomeo entre la memoria de los mártires de nuestro tiempo


Jueves 15 de septiembre a las 20.00 horas
IT | EN | ES | DE | FR | PT
1 Septiembre 2016

1 de septiembre, memoria de Sant'Egidio . La Comunidad, que ha tomado su nombre da gracias en todo el mundo


Monje de Oriente que viajó a Occidente. Vivió en Francia y se convirtió en padre de muchos monjes. La Comunidad de Sant'Egidio debe su nombre a la iglesia de Roma dedicada al santo y lo recuerda en la oración, en todo el mundo
IT | EN | ES | DE | FR | PT | CA
29 Julio 2016

Las Comunidades de Sant'Egidio de Europa, en comunión con la Iglesia de Francia, oran el viernes 29 de julio por la paz y las víctimas del terrorismo

IT | EN | ES | DE | FR | PT | CA | RU | HU
28 Julio 2016
CRACOVIA, POLONIA

JMJ 2016: desde Cracovia los jóvenes invocan la paz para el mundo


Jóvenes de todos los continentes han orado por la paz con la Comunidad de Sant'Egidio durante la Jornada Mundial de la Juventud
IT | ES | FR | PT | RU
todas las noticias relacionadas

PRENSA RELACIONADA
22 Noviembre 2016
Osnabrücker Kirchenbote
Eine Kerze für jeden toten Flüchtling
18 Noviembre 2016
Vatican Insider
“La Parola di Dio ogni giorno 2017”
6 Noviembre 2016
Würzburger katholisches Sonntagsblatt
Von Gott berührt
20 Septiembre 2016
Vatican Insider
“Pace per le vittime delle guerre che inquinano i popoli di odio”
20 Septiembre 2016
Famiglia Cristiana
La pace unica strada dell'umanità ferita
todo relacionado con la prensa

Per Natale, regala il Natale! Aiutaci a preparare un vero pranzo in famiglia per i nostri amici più poveri