Riccardi Andrea: en la web

Riccardi Andrea: en las redes sociales

change language
usted está en: home - oración - via crucis - evangeli... s. juan - vi estación cómo contactarnosnewsletterlink

Sostiene la Comunidad

  

VI Estación


 
versión para imprimir

VI Estación
Junto a la cruz

Los soldados, después que crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos, con los que hicieron cuatro lotes, un lote para cada soldado, y la túnica. La túnica era sin costura, tejida de una pieza de arriba abajo. Por eso se dijeron: «No la rompamos; sino echemos a suertes a ver a quién le toca.» Para que se cumpliera la Escritura:
Se han repartido mis vestidos, han echado a suertes mi túnica.
Y esto es lo que hicieron los soldados.
Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.
(Jn 19,23-27)


Escuela de Moscú (siglo XIV)
Icono de la Crucifixión


Un pedazo para cada uno: los soldados tomaron sus vestidos e hicieron cuatro lotes, porque ellos eran cuatro. Sólo la túnica, que era de una sola pieza, sin costuras, no pudieron dividírsela. Pero esta dificultad no les detiene, no es suficiente para que sean menos aves de rapiña. Ese hombre es un condenado. No necesitará más la túnica: poco a poco se está volviendo como todos los condenados a muerte, un no-ser-humano, un “hombre-muerto-que-camina”, como se llama en Estados Unidos a los condenados a la pena capital. Entonces, se echan a suerte su túnica. La gente vale por lo que tiene. Cuando no tienes nada, ya no eres nada. Al final le quitan todo, como en los ritos macabros de los campos de exterminio nazi, donde hasta las pelucas, las prótesis, los zapatos, todo; era almacenado, conservado y utilizado.

Hay una saña y una inutilidad del mal que se unen a la maldad hasta volverla inquietante. ¿Cómo es posible que el mundo sea tan feo? ¿Cómo es posible que tanta gente sufra tanto? Los discípulos saben que ya ni siquiera sirve la espada para frenar todo esto. No porque no es suficiente, sino porque verdaderamente no vale. La espada añade violencia a la violencia. Lo que los discípulos pueden hacer ante la violencia de un mal apabullante es estar junto al que sufre, en los lugares de dolor, en las encrucijadas del mundo, en los pliegues de la vida y de la historia, donde casi todos se retraen. Estar junto al que sufre como “Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena, y junto a ella el discípulo a quien Jesús amaba”.

Juan había conseguido llegar hasta los pies de la cruz. De la misma manera también lo consiguieron María y las otras mujeres. No se repartieron los vestidos ni sus cosas, estaban allí para recoger sus últimas palabras, mientras quizá, ya no puede darse mucha cuenta de su presencia. Todavía una vez más, aquellas palabras, las últimas que salen de la boca de un sufriente, palabras sufridas, pagadas a un caro precio, son una indicación preciosa para esa pequeña comunidad reunida a sus pies: «Mujer, ahí tienes a tu hijo. Hijo, ahí tienes a tu madre» -dice Jesús. Nace así una nueva familia (la madre y Juan), junto a la cruz.

Es una indicación para nosotros. Esta es la vida de los discípulos: no hay que detenerse en el fuego para calentarse, no hay que pararse para lamentarse, llenos de miedo; no hay que dejarse llevar por la lógica de la conservación, dejando hablar solo a Pilato y a los sumos sacerdotes. Se puede ir adelante y acercarse donde Pilato, los sumos sacerdotes y los guardias no se atreven a llegar: bajo la cruz. Lo ha comprendido su madre que está junto al discípulo que Jesús amaba, el joven Juan, precisamente allí, a los pies de la cruz. Hay que tener el corazón de ese discípulo y de María para estar cerca de tantos sufrimientos. Podemos encontrar, bajo la cruz, esa palabra que está el origen de una nueva familia. No todo ha muerto, aunque Jesús esté a punto de morir. Su palabra sigue dando vida: : «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Para aquella mujer y para aquel hijo renace, aún en el sufrimiento, la vida.





NOTICIAS RELACIONADAS
3 Abril 2017

Hacia la Pascua 2017, las oraciones en memoria de los mártires de nuestro tiempo

IT | ES | DE | CA
1 Marzo 2017

Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma

IT | EN | ES | DE | FR | PT
9 Febrero 2017

Fiesta de Sant'Egidio por sus 49 años con el pueblo de la Comunidad


La basílica de San Juan estaba abarrotada con jóvenes y ancianos, sin techo y refugiados que han llegado a Italia con los corredores humanitarios. Marco Impagliazzo: "Creemos en una ciudad donde no existe nosotros y ellos, sino donde podemos construir juntos una gran fuerza de paz"
IT | ES | DE | FR | PT | CA
26 Noviembre 2016

En Adviento empezamos a publicar la Palabra de Dios cada día en inglés, francés, alemán, español y portugués en Facebook


Un servicio a la oración común que se suma a la aplicación para la oración ya disponible en italiano, también en versión móvil.
IT | EN | ES | DE | PT
19 Noviembre 2016

El patriarca de la Iglesia asiria Mar Gewargis III visita Sant'Egidio: "Esta fraternidad nos da esperanza"

IT | ES | DE | PT | CA | HU
15 Septiembre 2016

El breviario del sacerdote Jacques Hamel en San Bartolomeo entre la memoria de los mártires de nuestro tiempo


Jueves 15 de septiembre a las 20.00 horas
IT | EN | ES | DE | FR | PT
todas las noticias relacionadas

PRENSA RELACIONADA
12 Abril 2017
Roma sette
Santa Maria in Trastevere, preghiera per i martiri del nostro tempo
12 Abril 2017
Avvenire
Quelle vittime come «tizzoni di speranza»
12 Abril 2017
La Repubblica - Ed. Roma
Roma, sabato 22 il Papa in preghiera a San Bartolomeo sull'isola Tiberina
20 Marzo 2017
Main-Post
Zum Gedenken an die Einsamen
21 Diciembre 2016
Roma sette
La preghiera per Gregory, ucciso dal freddo
todo relacionado con la prensa